Febrero llegó con una agobiante ola de calor. La pesca se ha tornado hostil, y hasta podríamos decir, rara. Las crecientes de años recientemente anteriores han generado las famosas “planicies de inundación” (*) y sumadas a las migraciones de siempre, aparecen sorpresas.

(*) Principalmente los dorados, pero también otros peces, evolucionaron para valerse de ámbitos circunstanciales que son producto de las crecientes. Allí las larvas y juveniles se desarrollan en un ambiente con mucho alimento, y luego se dispersan hacia los ríos y arroyos.

En ese orden, este verano el delta y Río de la Plata se han visto “invadidos” por un pez poco conocido por estas latitudes: el Pirapitá.

Se trata de un carácido pariente de muchos peces que pueblan la cuenca. Se destaca por tener su cuerpo cubierto de escamas, fuerte, pero a la vez, grácil y estilizado, tal es así que al ojo del pescador poco experimentado puede llegar a confundirse ni más no menos que con el mismo dorado.

Si bien su color es plateado, la confusión estriba en la similitud de sus líneas corporales y en el color de sus aletas que son de un fuerte bermellón y con algunos “detalles” parecidos a las del Tigre de los ríos, como la franja negra que atraviesa la caudal.

La cabeza es chica y en ella se destacan dos ojos prominentes y una boca grande, armada con pequeños dientes adaptados a una dieta omnívora.

Suelen alcanzar muy generosos tamaños, en aguas del Alto Paraná los he visto de hasta 4 o 5 kilos, aunque hay registros de ejemplares que orillaron los 10 kg.

En este momento, en el Paraná inferior y en el estuario, se están obteniendo juveniles y en cantidad. Un ejemplar de 1 kilo y medio o 2 kg. Hoy es considerado un buen Pirapitá del Plata.

¿POR QUÉ SALMÓN DEL PARANÁ?

Brycon orbignyanus es llamado también Piracanjuva o Pirapitanga, este pez exhibe una coloración rojiza en su carne, producto de un pigmento que le da esa tonalidad. De esto se desprende el nombre mal aplicado de “Salmón del Paraná”, y queda muy en claro que nada tiene que ver con los salmónidos, excepto el tinte de su carne. Pero atención! Los guaraníes también notaron esta particularidad, y en consecuencia lo nombraron… Pirapitá (Pirá: pez/Pytá: rojo)

¿CÓMO LO PESCAMOS?

Se trata de un omnívoro que hace honor a esta característica. Lo podremos pescar con equipos de variada. Se interesará por nuestras líneas de fondo y también por las de flote. Lo hemos capturado con trocitos de corazón vacuno, daditos de salamín, lombriz blanca y colorada, pastas para bogas y carpas, maíz fermentado, filet de mojarra, postitas de boga y hasta con señuelos y cucharas.

Aproveche el momento. Este salmón, no le hizo caso a Andrés Calamaro, y no siguió la misma dirección, migró al Plata, y está entre nosotros.

AGRADECIMIENTO:

A mi amigo Gustavo Kafer, por las fotografías.

Seguime en www.victordevictor.com.ar

El Río Paraná Guazú siempre ha sido uno de mis pesqueros predilectos. En mi infancia, lo he visitado en varias ocasiones contra viento y marea, o mejor dicho, contra balsas y ripio. Antes de la construcción del complejo ferrovial Zárate-Brazo Largo, o del exponencial crecimiento de la actividad náutica, ir al Guazú significaba toda una odisea. Una gran aventura era hacer la cola en Zárate a la vera del Paraná de las Palmas para acceder a la primera balsa, comprar el protector plástico en forma de rejilla para el parabrisas, y recorrer los 25 km. de la isla Talavera a toda pedrada, con la consigna de apoyar las manos bien abiertas en los cristales cada vez que algún vehículo venía de frente, como para amortiguar el golpe de las piedras, se decía. Luego, había que abordar una segunda balsa, la que luego de cruzar el Gran Río nos dejaba en la costa entrerriana del Paraná.

Todo esto tenía su premio. En invierno las cosechas de pejerrey eran multitudinarias, con dobletes y tripletes a la orden del día. Y en primavera y verano, enormes armados, bogas y buenas capturas de dorado hacían de este pesquero un ámbito ideal para dar rienda suelta a nuestra pasión.

Hoy, la mano depredadora del hombre en todas sus facetas ha impactado de modo tal que una pesca como la que hice en esta ocasión es considerada al menos, aceptable.

Preparé una artillería de señuelos y un equipo de Baicasting para intentar la captura de doradillos con artificiales. Hoy, es lo que hay. Y no es poco! La pesca de Tigre de los ríos con señuelos es una práctica que depara grandes satisfacciones.

Pude obtener una decena de ejemplares en una tarde. Todos dorados chicos, pero eso no minimiza la bravura de estos peces ni tampoco la sensación que el pescador siente en el momento del ataque.

En esta oportunidad utilicé una caña Dragon Tech de 6 pies y 10/17 lb. con un reel de bajo perfil de los llamados popularmente “huevitos” cargado con multifilamento de 20 lb. Los señuelos que descollaron fueron el lipless Flap Jack de Strike Pro y los reconocidos Bendy y Chake de la marca Tech. Siempre que pescamos dorados, tarariras o chafalotes, entre el sedal del reel y el señuelo utilizamos un leader de acero bien flexible para evitar eventuales cortes producidos por las dentelladas.

Como es nuestra costumbre, todas las capturas han sido cuidadosamente devueltas a su medio.

Hasta la próxima!

 

Practicá pesca con devolución. Cuidá el ámbito en el que pesques.
Seguime en www.victordevictor.com.ar

Fondearse en cualquier río o arroyo del delta y tener la posibilidad de obtener un ejemplar colosal de carpa, es un privilegio que quienes navegamos y gustamos de la pesca podemos darnos. También es una alternativa muy válida para pescarla en muelles y espigones. El conocimiento general de la especie, su biología y comportamiento, nos da un plus fundamental para lograr el éxito.

Hacia fines del siglo XIX, durante la presidencia del General Roca, llegó destinado a la provincia de Córdoba un lote relativamente numeroso de ejemplares juveniles de carpa. Ni el profeta más acertado podría haber imaginado la prolífera dispersión de este pez que a través de una gran capacidad de adaptación a diferentes medios, conquistó sin prisa y sin pausa el sistema del Río Salado, las lagunas bonaerenses y el estuario del Río de la Plata.

Este Ciprínido originario de Asia menor fue introducido en Europa por los romanos y diseminados en todo el planeta por los amantes del acuario y de los jardines con peces.

Su cuerpo es fusiforme y presenta siete aletas entra las que sobresale un extensa dorsal. La piel de este pez es gruesa y está cubierta por grandes escamas cicloideas y una abundante capa de mucus que la protege de los cambios en el PH del agua y los ectoparásitos. Su cabeza es grande y está limitada en su extremo anterior por la boca que es relativamente chica. Rodean a las mandíbulas dos pares de barbillas ubicadas sobre las comisuras labiales. Su régimen  alimentario es omnívoro. Prefiere las aguas remansadas o estancadas con abundante vegetación y con poca profundidad.

Las carpas requieren muy poca cantidad de oxígeno para sus funciones vitales (3 mg. de oxígeno por litro de agua), hecho que facilita su adaptación a los más hostiles medios. Tiene además una gran tolerancia a las variantes térmicas. Se conoce las adaptaciones a medios tropicales y también se ha comprobado que resiste las frías temperaturas sin inconvenientes.

La reproducción tiene lugar para fines de la primavera. El agua no debe tener una temperatura inferior a los diecisiete grados centígrados.

Una hembra adulta desova aproximadamente trescientas mil huevas y la fertilización de las mismas, por cuestiones aún no determinadas en el campo del comportamiento animal, se realiza en horas de la noche o el amanecer. Tres o cuatro machos cortejan a una sola hembra en un interesante juego nupcial con ruidosos saltos y veloces corridas.

Al tercer día las huevas fecundadas eclosionan y nacen los voraces alevinos que tienen una longitud de 0,5 cm. Inmediatamente los pequeños comienzan a alimentarse de algas y zooplancton teniendo particular predilección por vivaces microorganismos llamados rotíferos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El crecimiento responde a una serie de pautas vinculadas con las condiciones ambientales y a la disponibilidad de alimento. En libertad un ejemplar adulto puede llegar a medir unos 80 cm. de largo y alcanzar un peso cercano a los 15 kg., en tanto que en cautiverio condiciona hormonalmente su crecimiento al espacio físico en el que se halle.

La gran diversidad existente de especies y subespecies pertenecientes al género Cyprinus no es solo debido a la fortaleza integral del pez y a su capacidad de adaptación, sino también a las forma en que las carpas pueden ser experimentadas en los laboratorios donde los ictiólogos operan una minuciosa selección de caracteres genéticos logrando los más variados ejemplares.

Así han aparecido razas muy apreciadas por los acuaristas y se ha mejorado el rendimiento en la cantidad de su carne para ser utilizada con fines gastronómicos.

Para nuestras aguas se cita como la especie más común a Cyprinus carpio llamada vulgarmente Carpa Germana.

EQUIPAMIENTO PARA PESCARLA

Cualquier equipo de Bait casting o spinning de alrededor de 1,80 m. y 10/17 lb. como máximo, será suficiente para poder lograr una buena carpa. El reel, debe estar cargado con nylon de 0,30 mm o multifilamento de no más de 20 lb. La línea, un aparejo de fondo con dos anzuelos tipo “bogueros”, cortos, fuertes y bien afilados como los de la marca Katashi, modelo Maruseigo n° 14. El plomo tendrá relación con la intensidad de la corriente del curso en el que elijamos pescar.

CARNADAS: Harinados, masas aromatizadas, lombrices, maíz fermentado y sazonado con ajo o esencia de vainilla. La carpa utiliza mucho el olfato para localizar su alimento, por ello recomendamos la incorporación de componentes de atracción olfativa en las carnadas.

También sugerimos “cebar” la zona. Cuando llegamos al pesquero y aproximadamente cada media hora arrojar val agua un par de puñados de maíz atraerá no sólo a carpas, sino también a bogas y bagres.

Hasta la próxima!

Practicá pesca con devolución. Cuidá el ámbito en el que pesques.
Seguime en www.victordevictor.com.ar